Fundación Divina Pastora El futuro lo es todo
Fundación Divina Pastora > La Fundación > Cultura

Manuel A. Gª Iglesias “Este premio representa para mí profundizar más en mi relación con el cómic”

Manuel Antonio García Iglesias (bajo el pseudónimo Mandrágora) ha ganado ex aequo junto con Zarva Barroso el IV Premio Divina Pastora de Novela Gráfica Social. Mandrágora ha obtenido este galardón, gracias a su obra “La batalla de Esquizo”, una novela gráfica social que relata el pasado y el día a día o el “cómo fui” y el “cómo sigo siendo” de un personaje llamado Roberto que padece esquizofrenia.

Rosa Laparra, gerente de la Fundación Divina Pastora que otorga este premio, habla con Mandrágora sobre su obra y sus proyectos de futuro.

Rosa Laparra: ¿Qué supone haber ganado el IV Premio de Novela Gráfica Social?

Mandrágora: Ganar este premio es empezar a dedicar mis esfuerzos a un álbum concreto sin guionista de por medio. Es lo que estaba buscando desde hace mucho tiempo. Por supuesto, también representa felicidad, me hace sentir bien.

Rosa Laparra: ¿Te lo esperabas?

Mandrágora: No, porque cuando te presentas a un concurso piensas también en las otras personas que participan. Encontré el concurso en internet y como quería tratar el tema de un amigo que sufre esta enfermedad decidí presentarme.

Rosa Laparra: ¿Cuándo empezaste a hacer cómics?

Mandrágora: Mi caso es diferente al de otros autores de cómic que cuentan que han dibujado siempre, desde niños. En mi caso podríamos hablar de unos quince años. Podría decirse que nunca me creí capaz de desarrollar un arte tan complicado, yo mismo me puse trabas mentales o altas expectativas de calidad, hasta que, digamos que en los últimos quince años muchas cosas cambiaron.

Rosa Laparra: De pequeño, ¿eras lector de cómics?

Mandrágora: Compulsivo. Sí, de hecho, esta pregunta me hace recordar cómo conocí los tebeos. Un chico que venía de vacaciones de Francia nos acercó el mundo de los súper héroes. Él también dibujaba y puede que fuera eso lo que me animó a imitarle. El dibujo forma parte de mi vida y en cuanto a querer ser dibujante de comic dudé cuando hice la carrera de Bellas Artes pensando que me iba a dedicar más a pintar. Al final he conjugado ambas cosas. Siempre ha estado presente en mis imágenes lo pictórico, incluso cuando hago cómics, las sombras, la “mancha”, lo abocetado y el color remiten a un tratamiento de zona o a lo atmosférico.

Rosa Laparra: ¿Cómo ves tu evolución?

Mandrágora: En la actualidad estoy relativamente más contento con todo lo que hago en relación a los casi tres álbumes anteriores que no encontraron editor. Encuentro otras soluciones narrativas diferentes a las que antes intentaba y ello me agrada. Aunque no consiga esa “profesionalidad” o comercialidad deseada por el mercado, o por mi ideal, veo que hay otros caminos posibles que me satisfacen, y no hablo de experimentar o descubrir, o de innovar, sino de sentirme satisfecho con la creación de un ritmo narrativo que antes no encontraba. Esa sería una evolución y en el campo visual creo que me centro más en buscar imágenes cuyo alcance sea emocional, expresivo, sugestivo y no simplemente por lo virtuoso como antaño. He pasado del realismo tradicional a lo sucio, o a lo abocetado como valores indiscutibles de una obra que si hay suerte espero se vea reflejado en este álbum.

Rosa Laparra: ¿Qué técnicas utilizas en tus trabajos y cuál prefieres?

Mandrágora: Combino óleos y acrílicos, no me despego de lo manual, de lo sentido directamente a través del pincel con ordenador. La suma de ambas técnicas que a veces he combinado en una misma viñeta me satisface mucho: ver cómo se funde un cuadro y al lado el dibujo lineal es un efecto que espero seguir explotando, y no siempre funciona. En mi álbum con Ricardo Menéndez Salmón hay efectos de este tipo.

Rosa Laparra: En tu obra “La batalla de Esquizo”, la elección de los colores, el dibujo y las sombras te llevan a integrarte en la historia y en el entorno. ¿Es muy costoso llegar a obtener este resultado?

Mandrágora: Todo el proceso sí que me ha costado porque, además, tienes que ver cómo tratas un tema tan complicado. No es fácil y más si tienes amigos que lo sufren. Esa lucha se ha logrado a través de colores que salen demasiado oscuros en papel. Además, el naranja para mí también representa ese estado mental que pueden producir las cosas dentro de la mente del personaje.

Rosa Laparra: ¿A qué se debe la elección del nombre “La batalla de Esquizo”?

Mandrágora: Elegí el nombre después de hacer todas las páginas. El nombre, en primer lugar, viene por esquizofrénico. La terminología de batalla o guerra viene por la lucha interior y exterior que siempre he visto en mi amigo. Creo que el título ayuda mucho a entender este álbum y a cómo se enfrenta esta persona a la enfermedad. El día a día es una batalla, luchan cada día para intentar llevar una vida normal. De ahí, me vino a la mente lo de la batalla.

Rosa Laparra: ¿Qué pasa con las sombras en tu obra?

Mandrágora: Me interesan mucho y, por ejemplo, en “La batalla de Esquizo” hay una página entera en la que la figura está hecha como si fuera una sombra. Yo empecé a hacer cómics porque me resultaba mejor hacerlos pintados. Tiendo precisamente a fundir las formas. Hay que tener el atrevimiento de hacer, por ejemplo, esa sombra de la nariz que es un triángulo. Esa simplificación viene de la pintura, pero también de hacer cómics.

Rosa Laparra: ¿”La batalla de Esquizo” es tu primera obra de novela gráfica social?

Mandrágora: Sí, realmente sí es la primera que aborda la temática social. Siempre pensé que tenía que hacer algo relacionado con mi amigo, pero no me había animado. En este caso, también es ciencia ficción, quiero decir que algunas soluciones las doy desde el punto de vista de la ficción, no desde el realismo.

Rosa Laparra: ¿Qué representa, dentro de tu trayectoria como autor del cómic, la obra premiada?

Mandrágora: Representa el inicio de una buena relación con el mundo del cómic a pesar de toda la problemática que hay para vivir de ello. Es importante como obra en sí, es lo que quiero hacer, lo que me gustaría haber hecho desde hace muchísimo tiempo y no lo he hecho por diversos motivos. Esperemos que represente una promesa de felicidad.

Rosa Laparra: ¿Cuáles son tus proyectos más inmediatos?

Mandrágora: Ahora mismo tengo varios. En breve se presentará en Francia una biografía de Einstein que he hecho y tengo también algunos proyectos pendientes.


Galeria de Imágenes

01estadomental.jpgti024pg04.jpgti028pag06.jpg

Información | 963 036 100 | fundacion@divinapastora.com
© 2017 Fundación Divina Pastora | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies